Os habréis preguntado por qué no existe un simple manual que me diga que puñetas tengo que hacer, que ya no sé cómo calmarle ni que le pasa ni que decisión debo tomar.

Pues la respuesta es muy simple, no existe un manual único porque cada bebé es único, y eso supondría escribir un libro para cada bebé que naciera. Pero, además habría que ir escribiéndolo según fuese creciendo, así que eso es exactamente lo que hacéis vosotros en el día a día de su crecimiento, conocerle, aprender y saber lo que necesitaba.

No hay un modo correcto de ser padre o madre, lo que si hay son modos incorrectos, ahí donde falta el amor, donde falta el cuidado, ahí si hay un claro daño al bebé. Pero si tomamos esa micro decisión de bañarle antes o después de cenar, si le tapamos más o menos, si le dormimos en brazos o en su cuna, si hacemos colecho o cohabitación, si bla bla bla, son los pasos de vuestra familia, algunos darán mejor resultado que otros, claro está, pero de eso mismo aprenderéis que vuestro hijo o hija necesita o prefiere esto y no aquello.

Basta de criticas, de juicios de valor, generalmente negativos, basta de culpa, inseguridad… nadie nace aprendido, daros un respiro!!

Además, aquí se unen dos cosas, no se trata solo de conocer a vuestro hijo y entender lo que va necesitando, sino que también se trata de vuestro nuevo rol de padres, también tenéis que veros a vosotros en esas situaciones, entender qué emociones os despierta, que necesidades os surgen y meterlas en la ecuación, para así, atendiendo al bebé y a vosotros mismos, aprendáis a ser familia.

A veces es posible necesitar un poco de ayuda para reencontrarse a uno mismo o para entender lo que le sucede a tu bebé, y en eso os puedo ayudar en consulta, si crees que te puede ayudar, pide una cita.