Las prisas de la vida nos desajustan y nos enferman, llegando a niveles de estrés que pueden provocar enfermedades físicas además de malestar emocional. Aprender a auto regularse, a mantener el equilibrio, es necesario; aquí os dejo unos tips de cómo podéis afrontarlo. 

Es un extenso tema que requiere mucha atención, técnicas y apoyo durante el proceso. Si queréis encontrar este tipo de equilibrio podemos trabajarlo en sesión individualmente para conocer cada caso y dar las pautas adecuadas.