Somos seres sociales por naturaleza, tenemos distintas relaciones, afectivas, de amistad, familiares, laborales… y para algunas personas sucede que el de fuera, “el otro”, importa más que tú. Si es así, es el momento de pararte a observar si puedes estar sufriendo miedo al rechazo.

Me refiero a cuando importa más lo que va a pensar o sentir el otro, que lo que piensas o sientes tú mismo.

Cuando te preocupa lo que vaya a pensar de ti tu compañero de trabajo.

Cuando haces cosas pensando en que los demás no se molesten contigo de manera en la que su malestar importa más que el tuyo

Cuando haces cosas que no querrías por miedo a perderles

O cuando no te atreves a ser natural y dejas de mostrarte como realmente eres por miedo a no gustar al resto.

LOS DEMAS NO TE PUEDEN IMPORTAR MAS QUE TÚ MISMO

A veces ese miedo al rechazo se muestra en espejo, es decir, actúo lo más parecido a quien tengo delante, de modo que al copiarle espero gustarle, es una sobre adaptación que te borra como individuo y que, en el fondo, te sigue dejando solo en tu verdadero yo, asi que esas relaciones conseguidas desde ese espejo, son ficticias y no te pueden nutrir, ni hacer feliz.

EL MIEDO AL RECHAZO NOS COHIBE Y NOS LIMITA, NOS QUITA LIBERTAD

Hay que acabar con todo esto, somos muchos en el planeta, si no le gustas a unos, les gustarás a otros, el rechazo forma parte natural de la vida o ¿es que acaso a ti te gusta todo el mundo y todas sus formas de ser y actuar? Pues entonces, partamos de la base de naturalizar ese rechazo, lo único intocable es “el rechazo a ser tú mismo”, con tus virtudes y tus defectos, ¡¡se libre!!

TU AUTOESTIMA ES LA CLAVE, AMATE Y QUIEN QUIERA QUE SE SUME😉

El rechazo es natural:

Desde niños lo hemos vivido, cada vez que en patio elegían a otro compañero para jugar, o cuando no eras invitado a un cumpleaños (normal, hay que elegir a unos pocos amigos especiales para celebrar tu día)

Es algo natural, tú también rechazas a otros, cuando eliges a un amigo con el que quedar, eso supone un rechazo para los demás. Es imposible vivir eligiendo a todos de mejores amigos. Además… ¿cuántos de esos compañeros de clase o amigos te acompañarán en tu vida? Pocos, alguno, pero justo esos que se han quedado a tu lado, en las próximas décadas, justo esos te quieren por como eres, asi que ni para ellos hace falta estar angustiado por gustarles.

Estas primeras frustraciones, vividas con naturalidad nos ayudan a forjar esta parte del carácter.

Puede que hayáis vivido con angustia una situación de rechazo en el pasado, y eso haya despertado este tipo de angustia social. Se puede trabajar y superar, retomando la capacidad de ser tu mismo y de no vivir subyugado al otro.

¿Cómo identificar si tengo miedo al rechazo?

Si tienes miedo a expresar tu opinión

Si te preocupa constantemente la opinión del otro

Si tomas decisiones pensando en lo que opinan los demás

Si estés pendiente de la aprobación de los demás

Puede desencadenar algunos problemas: fobia social, angustia, ansiedad social, baja autoestima, empobrecimiento en el crecimiento y desarrollo personal…

Espero que si sigues leyendo te estés dando cuenta de que es verdad, que tienes derecho a ser tú mismo, y que no merece la pena tanta angustia por valorar más al de fuera que al de dentro.

En consulta podemos trabajar:

– tu autoestima

– la seguridad en ti mismo

– a ser asertivo, para respetarte a ti no necesitas menospreciar al otro.

– la terapia puede ser un espacio para preguntarte qué necesitas o sientes.

– y enseñarte a elegir relaciones sanas y no tóxicas.

Te animo a trabajar el miedo al rechazo, ¡sé libre!