Problemas de pareja – Maltrato durante el confinamiento

Cuando tenemos problemas con otra persona tendemos a apartarnos y distanciarnos para protegernos y dejar que la energía negativa y la tensión se rebajen. En esta situación de confinamiento eso no está siendo posible al estar obligados a mantenerse en el mismo espacio físico, estén como estén los ánimos.

Si es algo “leve”, desencuentros de pareja, sentirse agobiado al tener que compartir espacio,  tiempo, y tensiones propias que son difíciles de manejar en algunos momentos, aconsejo que toméis algunas decisiones conjuntas, por ejemplo dividir la casa de modo que cada uno tenga un espacio único, solo suyo, una habitación, una salita… de modo que sienta que ese es su refugio, un lugar que puede servir no solo de descanso emocional sino también de contención emocional, como cuando alguien sale a dar un paseo para relajarse antes de “soltar fuego por la boca”. 

Así mismo habrá espacios a compartir en los que se respetarán unas normas de convivencia pactadas: por ejemplo, no levantar la voz, no insultar, no hacer críticas (ni constructivas ni destructivas porque si el ambiente está tenso puede malinterpretarse, más adelante habrá tiempo para ello).

En caso de que no sea posible una habitación para cada uno se establecerán horarios para el “refugio”. Del mismo modo, si existen menores a vuestro cargo se pueden establecer tareas concretas de responsabilidad para cada uno, y los horarios del refugio serán cuando se descanse del cuidado de los menores, y quedan a cargo del que no está en el refugio.

Esto en caso de que sea viable una convivencia sin daños físicos ni psicológicos, ya que por desgracia, en otros casos más graves es necesario tomar otro tipo de medidas y salir de esa situación, debes protegerte a tiempo, si ves peligro NO LO DUDES ni el confinamiento ni la situación de alarma debe frenar tu instinto de protección, TÚ ERES LO MAS IMPORTANTE, PROTÉGETE. 

Algunas de las formas en las que puedes hacerlo es acudir a una farmacia y pedir una “Mascarilla-19”, de ser así la persona que te está atendiendo sabe que debe llamar al 112 y solicitar protección para ti. 

Además, cualquier persona puede salir a la calle a poner una denuncia (incluso en situación de alarma), pero recomiendo que primero contactéis con un profesional o llaméis al 016 para explicar vuestra situación personal y podamos evaluarla, ya que las denuncias son comunicadas al agresor y deberían hacerse bajo supervisión para que no exista un efecto rebote que pudiera llegar a ser contraproducente. Los profesionales podemos ayudaros y ofreceros recursos para protegeros.